Portos de Portugal
Viagem ao Centro do Mundo

Porto de Viana do Castelo,
Alberga o maior estaleiro do País

Porto de Leixões
Referência na Região Norte do País

Porto de Aveiro
Uma solução Intermodal competitiva

Porto da Figueira da Foz
Promotor da Economia da Região Centro

Porto de Lisboa
Atlantic Meeting Point

Porto de Setúbal
Solução Ibérica na Região de Lisboa

Porto de Sines
Porta do Atlântico

Portos da Madeira
O Paraíso dos Cruzeiros

Portos dos Açores
A sua plataforma no Atlântico

Quem Somos

A APP – Associação dos Portos de Portugal é uma Associação sem fins lucrativos constituída em 1991, com o objectivo de ser o fórum de debate e troca de informações de matérias de interesse comum para os portos e para o transporte marítimo.

Pretende-se que a APP contribua para o desenvolvimento e modernização do Sistema Portuário Nacional, assumindo uma função que esteve subjacente à sua criação: constituir-se como um espaço privilegiado de reflexão e de decisão.



Newsletter

Clique aqui para se registar na newsletter.

Clique aqui para sair da newsletter.

Janela Única Logística



Notícias

SEGUNDO O «EL VIGIA»

Portugal reestrutura o sistema portuário tendo em vista baixar o custo das exportações para Espanha

As alterações anunciadas no sistema portuário nacional, analisadas na perspectiva dos jornalistas espanhóis da especialidade, neste caso do reputado "El VIGIA". O artigo recolheu testemunhos de Vítor Caldeirinha, do Porto de Setúbal, e João Oliveira Martins, do Porto de Lisboa.

La caída del consumo en España, principal socio comercial luso, obliga a replantear su política
El Gobierno de Portugal presentó el pasado mes de agosto un plan de reestructuración de su modelo portuario con el objetivo de rebajar de un 25 a un 30% los costes en los enclaves, con el objetivo de aportar mayor competitividad a las empresas y aumentar las exportaciones. La salida de mercancías avanza este año a un ritmo positivo, del 6,8% en el segundo trimestre, con la única excepción de España, principal socio comercial de Portugal y del que dependen todavía el 22,5% de las exportaciones. La caída del consumo en España no sólo está dañando a nuestra economía y el Ejecutivo luso asume que sólo rebajando costes podrá mantener el atractivo de sus productos para un mercado en crisis.

La estrategia, sin embargo, parte también con el objetivo de aprovechar la oportunidad que supone el deterioro de la economía española para aumentar el potencial de los enclaves lusos frente a nuestros puertos. “Nuestros principales competidores están pasando por algunas dificultades y tenemos la obligación como Gobierno de aprovechar esta oportunidad para aumentar la competitividad”, explicó el secretario de Estado de Obras Públicas y Transportes de Portugal, Sérgio Silva Monteiro, en la presentación de este plan.

La rebaja de costes a la que aspira el programa parte con la intención de que todos los actores que participan en el sistema portuario contribuyan a este objetivo. Por una parte, el propio Ejecutivo, a través de la reducción de las tasas y adoptando otro modelo de gobernanza, y los operadores, que dependerán de los nuevos contratos de concesiones que adopte el Gobierno y que promoverá una mayor utilización del modo marítimo mediante compensaciones económicas en función del volumen de mercancías transportado.

A ello se une, además, la negociación que está llevando a cabo el Gobierno con los sindicatos para reformar el régimen de trabajo portuario, del que dependen hasta el 80% de los costes vinculados a los puertos. El Ejecutivo de Passos Coelho quiere aprobar este mismo año una nueva ley en este sector para flexibilizar las relaciones laborales. El objetivo, sin embargo, parte con la oposición frontal de la Confederación lusa de los Sindicatos Marítimos y Portuarios (Fesmarpor), que retomó el pasado mes de agosto las huelgas en los enclaves lusos, y que denuncian que el nuevo régimen jurídico que el Gobierno luso tiene previsto aplicar dejará sin ocupación a cerca del 50% de los empleados de los puertos.

Fusión de autoridades portuarias

Quedará pendiente, además, avanzar en el proceso de concentración portuaria que el Gobierno presentó a inicios de año y que supondrá la reducción de administraciones portuarias, mediante la creación de dos holdings que deben agrupar a los enclaves del norte y el sur del país. El objetivo del Gobierno con esta reagrupación es lograr la centralización de las decisiones de las administraciones políticas del sector portuario para dar uniformidad a los mismos. “La preocupación del Gobierno es que no existía un organismo que definiera una política central para los puertos.

Por lo tanto, habrá un departamento en el ministerio de Economía y Empleo que centralice las decisiones de carácter político y aporte uniformidad a las decisiones”, explicó, en este sentido, Sérgio Silva. Desde el Ejecutivo matizan, además, que en este reagrupamiento “se podrá decidir mantener o no el número de autoridades portuarias, o incluso realizar cambios ocasionales”.

A la espera de que se vayan produciendo estas reformas, desde el sector portuario luso asumen como necesarios los cambios que ahora emprende su Gobierno. Así lo considera, por ejemplo, Vitor Caldeirinha, director de Desarrollo del puerto de Setubal, que asume que la intención de su Ejecutivo es lograr “la misma eficiencia de los mejores puertos españoles”. Por su parte, João Oliveira Martins, miembro del consejo de administración del puerto de Lisboa, considera que el objetivo del proyecto es “recuperar la competitividad de los puertos que hoy se consideran más eficientes y competitivos que los puertos portugueses, como son por ejemplo Tánger, Algeciras y Valencia. Con unos puertos más baratos exportar desde Portugal será más sencillo”. Caldeirinha coincide en señalar que los puertos españoles del Mediterráneo y Tánger “son muy eficientes” en la actualidad, pero descarta que los objetivos del nuevo plan respondan sólo a competir frente a nuestros enclaves, “sino a nivel mundial”.


Ante estos objetivos, establecidos a largo plazo, a ninguno de estos dos expertos se les escapa la oportunidad que supondrá para Portugal la finalización de las obras de ampliación del Canal de Panamá, prevista para dentro de tres años, y las expectativas de tráfico de portaconedores vinculadas a esta ruta comercial. Según Vitor Caldeirinha dos de los enclaves lusos, Sines y Lisboa, reciben ya actualmente “buques de mayor tamaño que los que podrán atravesar el Canal de Panamá después de la finalización de su expansión y, por lo tanto, ya están preparados”. “Creo que estamos listos”, señala, por su parte, João Oliveira.